Victoria contra la evidencia

UD Logroñés, 2 – Real Unión, 0

 

Resultaba vencer al Real Unión tan evidente que el triunfo acabó llegando porque Ñoño no sabe jugar tan despacio como el resto de jugadores.

La UD Logroñés alcanza los 51 puntos y pese a todo no da muestras de haber superado su crisis de identidad y de creer realmente en sus posibilidades.

@smorenolaya. Logroño.

Y al tercer bostezo marcó Ñoño, e hizo el segundo con la ayuda de Otaño, que a buen seguro aconsejado por sus compañeros se dejó pasar el balón por debajo de su cintura para no tener que hacer ver al resto que el Real Unión iba a ir a por un empate que ni buscaba, ni pretendía, ni quería, ni necesitaba… El Real Unión, en encefalograma plano, se presentó en Las Gaunas para perder, y perdió, en un triunfo que debía servir a los locales para recuperar puntos y también de paso sensaciones. Y lo primero se cumplió: 51 puntazos, que no está mal; lo segundo, pues ya no tanto tras un ejercicio futbolístico al trote cochinero que ganó Ñoño porque no sabe jugar ni lento ni despacio, como pretendió el resto de los concurrentes en una noche de sábado fría, ventosa, lluviosa… como que daba pereza casi todo, salvo una manta y un buen sofá.

Ñoño lo hace todo (lo bueno y lo malo) al sprint, y por eso ganó ayer él solito el partido para rescatar a su equipo falto de emociones justo en el momento más determinante de la temporada. Lo que no deja de ser sorprendente tras un campeonato donde este equipo ha defendido contra viento y marea de los puntos perdidos, su estilo, su toque exacto de entrega, su empeño y esa pasión contagiosa por tener la pelota… Y todo esto parece haberlo perdido.

Los blanquirrojos jugaron este partido trascendente como si no lo fuera, como si quisieran desconectar a los que (pocos) aún creen desde su plástico de Las Gaunas eso de que con seis victorias (sumando ya la de este fin de semana) debería bastar para ser al menos cuartos. Algunos aún lo creen, no muchos, la verdad, tras la visto este último sábado. Se ganó porque no podía ser de otra manera, ante un Real Unión lento, pasado de kilos, poco acorde a su historia.

Así que al tercer bostezo marcó Ñoño tras un fallo de concepto, precisión, empuje y esfuerzos de los centrales del Real Unión que abrieron las puertas de la red de Otaño al más indicado, un Ñoño que si tiene tiempo casi siempre las manda a guardar. Eso fue todo en un primer tiempo de juego largo, lento, espeso, impreciso, incorrecto, poco notable, insuficiente, escaso en intensidad… pero con victoria. Un partido que firmaría Diego Cervero, desde su defensa del ganar como sea. Que es verdad. Pero esta UD Logroñés ganó sin ni tan siquiera intensidad. Y por ahí el asunto del sumar por encima del juego como que hace aguas.

Tampoco es que la idea fuera especular en la primera para subir en la segunda y destruir a su contrario. No. Tampoco ha sido eso, como sí ha pasado en otros encuentros de este curso. No. Así no. Porque de aquí en adelante no queda ni un solo ´realunión’ en todo el campeonato. La única diferencia, que el equipo trabajará esta semana con 51 puntos, que son muchos, motivo suficiente para reengancharse a su empeño por hacer historia, por sentir que pueden ser recordados, que poco lo bueno hasta ahora no se puede ir por el sumidero porque nadie sea capaz de ver el fútbol desde el vaso medio lleno.

FICHA:

UD Logroñés: Miguel; Sotillos, Caneda, Zubiri, Santos; Muneta, Arnedo, Carles Salvador, Ñoño (Chamorro, m. 78); Espina (Rubén Martínez, m. 63) y Marcos André (Titi, m. 85).

Real Unión: Otaño; Estrada, Azkoiti, Ekhi (Juan Domínguez, m. 64), Esnaola, Gayoso; Uzkizu, Rodellar (Mikel Alonso, m. 65), Martins, Llamas (Capelete, m. 75); y El Haddadi.

Goles: 1-0, m. 32, Ñoño. 2-0, m. 73, Ñoño.

Árbitro: Baiges Dones, del colegio aragonés. Amonestó a los locales Caneda (la quinta), Zubiri y Marcos André; y a los visitantes Gayoso y Mikel Alonso.

Incidencias: Partido jugado en Las Gaunas y adelantado al sábado dado que el próximo partido se juega el próximo Jueves Santo. 2.280 espectadores en Las Gaunas, en una de las peores entradas del año. Noche fría, ventosa y lluviosa.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *