A favor de las circunstancias

 

UD Logroñés, 1 – Caudal, 2

Ñoño, que volvió a marcar, se duele de una entrada. / Fernando Díaz

La falta de carácter competitivo lastra a una UD Logroñés que suspende el examen de salir fortalecido de una semana realmente complicada.

Los riojanos pierden ante un rival inferior y suman su tercera derrota en una semana: dos en liga y una Copa.

 

@smorenolaya. Logroño.

Suspiros en Las Gaunas. Volver a resoplar de vuelta a casa. Una sensación olvidada por momentos, aquella de regresar al hogar con el gesto torcido, la cara circunspecta y la nula necesidad de hablar de fútbol. Cualquier otro tema vale: que si mañana es lunes, que si ya empieza el otoño, que si ya había ganas de que se acabaran las fiestas para volver a la normalidad. Y tanto que se ha vuelto a la normalidad: a esa sensación olvidada de perder y perder y volver a perder. Se nos ha roto la sonrisa de tanto usarla. Una sola derrota en no sé cuántos partidos… y de repente, en una semana de fiesta en Logroño: tres, de golpe y porrazo. Inesperadas, sobre toda la de hoy. Perder en Burgos entraba en los planes. Caer en Copa fuera de casa era algo posible, aunque finalmente cruel por cómo sucedió. Pero era la Copa. La liga era la salvación. Y llegó la tercera. Ante el Caudal, un rival propicio a priori lejos de Asturias, un recién ascendido,  con buenos jugadores arriba pero con debilidades atrás.

Y sucedió lo inesperado. La tercera derrota de la semana para constatar que la Copa esta vez fue demasiado cara. Y no porque en San Mateo se aproveche para subir el precio del cubalibre. Porque si el partido del miércoles fue complicado, más dura fue la vuelta a casa, y el equipo de Sergio Rodríguez ha suspendido un examen importante, ese que le calificaba como conjunto experto, hecho para superar cualquier contratiempo, tirando de calidad para doblegar a un rival inferior en Las Gaunas y recuperar la normalidad del trabajo semanal con una nueva victoria. Pero este equipo juega como a favor de las circunstancias: gana porque gana, y pierde porque pierde, incapaz de imponerse a las circunstancias adversas que habitualmente se dan en los partidos cerrados de este Grupo II.

Pero no ha sido así. El equipo ha suspendido el examen del carácter, y lo ha hecho desde la ausencia de intensidad, un problema que se intuyó en El Plantío, se constató en Formentera a partir del minuto 82 y se acabó por extender en la segunda parte del encuentro de hoy. La UD Logroñés fue mejor en los primeros 45 minutos. Y solo un gran gol en jugada aislada de Prieto puso tensión en el juego fluido de los locales. Todo hacía presagiar que ganar al Caudal era cuestión de tiempo. Y sin embargo fue de fe. Y no hubo, y se acabó perdiendo. El desgaste, la ausencia de intensidad y la inseguridad precipitaron la caída, en una contra que montó Muneta hacia el lado contrario. Perdió un balón en la salida de su equipo, que totalmente desprotegido vio hacer lo que durante muchos partidos hizo Iker Alegre para la UD Logroñés: correr en conducción, y esperar al momento oportuno para situársela en la pierna zuda y mandar el balón a la cepa del palo de Miguel. Fue el segundo, el de la victoria, que no lo celebró, pero debió hacerlo pues el Caudal fue mejor que los riojanos en la segunda mitad. Supieron aprovechar sus aciertos para ganar el partido, en cambio los riojanos no provocaron en la segunda mitad casi ninguna opción para que al menos su rival se expusiera y fallara, como hizo Rabanillo (meta visitante) en el gol de Ñoño, una cantada que todo el equipo superó en el descanso.

Los riojanos suman de forma inesperada la primera derrota en Las Gaunas. / F.D.

De allí volvió la UD Logroñés agarrotada, desprotegida, como si aún siguiera en el avión cancelado de vuelta a Bilbao. Regresó un problema ya recurrente que debe ser solventado a la mayor brevedad: carácter, intensidad, contundencia, presión y robo de balón lo más cerca del área contraria, precisión, acierto, remate, coraje y cuerpo a cuerpo. Fútbol, al fin de cuentas, olvidado esta semana por un equipo en crisis que necesita descansar para volver a verse en el espejo y hallar el reflejo de la imagen del éxito de camino a Villaviciosa.

 

FICHA:

UD Logroñés: Miguel; Miguel Santos (Marcos André, m. 77), Caneda, Borja Gómez, Paredes; Muneta (Muneta, m. 85), Arnedo, Carles Salvador, Ñoño; Espina (Rayco, m. 66) e Iván Aguilar.

Caudal: Rabanillo; Cristian, Catú, Calahorro, Invernón; Thaylor (Richard, m. 67), Llano (Alberto, m. 68), Prieto, Iker Alegre; Javi y Camochu (Borja Navarro, m. 78).

Goles: 0-1, m. 18, Prieto. 1-1, m. 37, Ñoño. 1-2, m. 74, Iker Alegre.

Árbitro: Monter Solans, del colegio aragonés. Amonestó a Paredes, y a los visitantes Catú y Llano.

Incidencias: Partido correspondiente a la sexta jornada liguera. Se jugó a las 20.00 horas para que los aficionados pudieran ir al Adarraga y luego a Las Gaunas. Césped en perfecto estado. Tarde calurosa.

1 Response

  1. uno mas dice:

    Para ganar hay que ser mejor que el contrario y de momento en lo que vamos de temporada la UDL a tenido dos fallos .Comenzo la temporada arrasando a los equipos con los que jugo y se comenzó como de costumbre a vender la piel sin tener el oso .Creo que es mejor ir paso a paso , calibrar el equipo y si se puede antes de navidad asegurar la permanencia , y a partir de ahí , pues plantearse retos mas importantes .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *