La última goleada de un aspirante tardío

UD Logroñés, 5 – Gernika, 1

El golazo de vaselina de Muneta en el 90. El último del año. Un cierre fantástico. / F. Díaz

Los riojanos vuelven a golear a su rival en Las Gaunas, esta vez al Gernika, con tres tantos de Coulibaly.

Desde la sexta plaza en este Grupo II, la UD Logroñés deberá esperar para ver si el curso que viene juega la Copa del Rey.

 

@smorenolaya. Logroño

 

Un 4-0 inicial. Otro 4-0 en Las Gaunas. Y un 5-1 final. Tres de los cuatro partidos jugados por este equipo de Sergio Rodríguez en Las Gaunas han acabado con goleada de los suyos a los otros. Y por aplastamiento. Sin opciones para unos rivales que han encajado goles por todos los lados y de todas las formas posibles. Goleada tras goleada para constatar el potencial de un candidato a todo, de un aspirante… tardío.

Hasta la jornada 30, este ilustre candidato a estar en los playoffs de ascenso fue una continua decepción, salvo la goleada de los riojanos en Valdebebas con Sergio Rodríguez en interinidad. Decepción tras decepción resuelta con la destitución (ahora también tardía) de Rafa Berges y la puesta en marcha por parte de Sergio Rodríguez del rodillo en el que se ha convertido su equipo en los dos últimos meses. Victoria tras victoria, goleada tras goleada para finalmente no alcanzar el objetivo de los playoffs, pero a buen seguro sí el de la Copa del Rey, y finalizar el curso en sexta posición con 56 puntos; para observar, que es lo más importante ahora mismo, que este equipo estuvo bien confeccionado pero mal entrenado durante ocho meses. Y esto es demasiado tiempo.

De ahí que haya que digerir como buenamente pueda cada uno que un aspirante a todo se haya quedado a dos o tres jornadas de lograr, de goleada en goleada, el gran objetivo final. Puede resultar ventajista pensar que si este equipo se hubiera metido en playoff de ascenso estaría en clara disposición de superar a todos sus rivales. Es ventajista, porque es indemostrable. Pero igualmente parece evidente la superioridad manifiesta de este conjunto en cuanto precisa competir. Destroza a sus rivales, a los de abajo, obvio, pero también a los de arriba, como Castilla, Real Unión… Pero todo ha llegado con retraso, a destiempo en relación a este curso, y de ahí el surgimiento de un sentimiento de frustración y fracaso, de lo que pudo ser y no fue por la acumulación de demasiados errores en una plantilla que reaccionó demasiado tarde.

Tres goles de Coulibaly ante el Gernika. / Fernando Díaz

Tardío resulta celebrar el primer triplete de Colubaly como goleador riojano. Tres tantos para aplastar a un Gernika que se adelantó en el primer minuto por un nuevo mal despeje de los riojanos, que parecían no dispuestos a competir en esta última jornada ante su público, pareciéndose en demasía a lo que fue esta plantilla con Pouso y Berges al frente. Pero nada más lejos de la realidad. Con 8 bajas, da igual. Con muchos de los jugadores con menos minutos sobre el césped, da igual. Porque este conjunto tiene algo de lo que ha carecido todo el curso, de un 9 que ayer con el 9 a la espalda hizo tres tantos, dio otro, y reactivó el partido en el primer tiempo cuando peor lo estaba pasando su equipo. Es Colulibaly un tipo motivado, que quiere jugar al fútbol, y por eso asiste y solo piensa en dar otro pase; por eso marca y solo quiere hacer otro tanto. Es un elemento diferencial, agita, reparte y marca. Es el verso suelto de un equipo que se construye alrededor de Remón, Salvador y Muneta… de Jaime Paredes en modo imperial, para una banda izquierda brillante, atrás y arriba, gracias a la presencia también de un Sergio Reguilón en modo de despedida, ovacionado por el público en su cambio, y manteado (el único) en el centro del campo al término del choque. Buena suerte, futbolista. Muneta puso en el descuento el quinto gol, el último de esta temporada, una vaselina enorme de un futbolista inteligente.

Una nueva goleada de un aspirante tardío. Ahora solo falta esperar un largo verano de por medio para ver si esto ha sido la primera gran ventana abierta hacia un futuro. Solo esto alivia un tanto la sensación de curso fracasado.

 

FICHA:

UD Logroñés: Fermín; Zubiri (Rico, m. 65), Caneda, Carrillo (Bobadilla, m. 82), Paredes; Remón, Salvador; Coulibaly, Muneta, Reguilón (Marcos André, m. 74); Espina.

SD Gernika: Intxausti; Kevin, Barasaluce (Muñoz, m. 78), Carracedo, Diarrá; Otiñano, Larruzea (Arruti, m. 52); Pradera (Etxebarriazarraga, m. 67), Etxabe, Madrazo; y Aimar.

Goles: 0-1, m. 1, Madrazo. 1-1, m. 31, Coulibaly. 2-1, m. 34, Espina. 3-1, m. 77, Colulibaly. 4-1, m. 86, Coulibaly. 5-1, m. 90. Muneta.

Árbitro: Román Román, del colegio catalán. Sin cartulinas.

Incidencias: Último partido de la temporada jugado en Las Gaunas. Los riojanos acaban sextos con 56 puntos tras una recta final de campeonato fantástica. Césped en buen estado. Tarde calurosa.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *