Los dramas de jugar enjaulados

Arenas, 0 – UD Logroñés, 0
La UD Logroñés no pasa del empate en Gobela con el infortunio de hacer un gran segundo tiempo sin gol, la lesión de Arnedo y la expulsión injusta y tonta de Ñoño

Los riojanos fueron a Gobela con muchas bajas y más necesidad, hicieron un gran partido y regresaron a Logroño peor de lo que fueron

@smorenolaya. Guecho. 

A Gobela los favoritos del Grupo II saben cómo entran y también cómo salen. Lo hacen conocedores de que hay que huir de la Segunda B como de la droga, y habitualmente se marchan los favoritos de vuelta a casa con un empate que no parece tan malo (ya son 17 las veces que ha empatado el Arenas en este campeonato, no todas en casa, claro). Entran todos agobiados por la falta de espacio, por la necesidad de reducir todo a lo mínimo, sabedores de que a Gobela se le conoce como ‘La Jaula’ por algo. Y regresan a sus casas con un punto que más o menos ha sido bueno para todos los favoritos, salvo para la UD Logroñés, que el calendario ha querido que este partido y ante este rival se juegue a falta de seis jornadas para el final, en lugar de en septiembre, lo que le obligaba a ganar cuando a buen seguro era imposible hacerlo. En esta jaula los dramas se acumulan, y más cuando la necesidad aprieta como es el caso de los blanquirrojos.

Enjaulados entre los barrotes de la defensa arenera en Gobela. / Fernando Díaz

Así que regresan a Logroño con la necesidad de tomar algo de aire fresco, de volver a sentir la tranquilidad de los espacios infinitos, de ser libres para preparar el encuentro definitivo con diez días por delante. Este equipo necesita respirar primero, para rearmarse después, pues ayer se marchó de Gobela con un empate que sabe a derrota, algo más lejos de sus rivales, con la cuarta plaza a varios partidos, con la expulsión de su hombre más determinante en Las Gaunas (Ñoño), y con la peor noticias de todas: la lesión –parece grave– de Álvaro Arnedo. Es lo que sucede cuando a Gobela se acude con necesidad. ‘La Jaula’ pone a cada uno en su sitio, porque las cárceles ni son bonitas, ni agradables, ni sientan bien.

De esta forma, este equipo afronta el tramo decisivo de la temporada sin su estandarte (Remón), sin su máximo goleador (Rayco), sin su central más defensivo (Ramiro), y desde ayer no podrá contar con el referente de la cantera, el riojano de moda y el mejor centrocampista de todos para poner orden: Arnedo, lesionado en el minuto 38 en una anticipación sobre Ramos que le llevó al límite y que acabó con su rodilla machacada contra la hierba artificial. Grito, silencio, susto, nervios, dolor, más silencio… y finalmente lesión que parece afectar a los ligamentos (a la espera de confirmación) y que le sacó en camilla bajo los aplausos de todo Gobela, que para eso en La Jaula juega uno de los históricos del fútbol patrio, que supieron ganar en su momento, han sabido perder, y ahora incluso saben empatar. Y en esto último, en empatar son absolutos maestros. 17 empates este año. Hay que huir de la Segunda B.

Titi vio amarilla por esta entrada en los minutos finales del encuentro. / Fernando Díaz.

Por tanto, ayer el resultado previsible, que no por ello deja de ser injusto, para poner de manifiesto que a los riojanos les ha mirado un tuerto, han pasado por dejado de una escalera, han roto un espejo y hasta, quizás, han matado un gatito sin darse cuenta. Porque lo cierto es que mejor relación con la mala suerte no se puede tener. Cinco ocasiones claras para haber ganado en Gobela, que fueron falladas por uno u otro motivo. Y no es en esto donde se refleja el infortunio. Se tienen y no se meten. Quizás sea una cuestión de calidad.

El asunto del mal fario llega cuando se acude a Gobela sin sus centrales titulares (Caneda y Ramiro) y los suplentes se marcan un partido bárbaro. Se viaja a Gobela sin Remón para ayudar en los centros laterales, y encima Arnedo se rompe antes del descanso, y sale Muneta y el equipo se pone a jugar como siempre… hasta donde parece imposible. Se viaja a Guecho sin el máximo goleador (Rayco) sabiendo lo difícil que es marcar en este campo y aun así se tienen cuatro claras. Tres dosis elevadas de infortunio y aún así el equipo compitió de principio a fin. Se hizo un gran partido en lo defensivo, se hizo un buen juego en lo colectivo, y se tuvieron las necesarias para haber ganado, pero ni por esas.

Posteriormente se confirmaría la rotura del ligamento cruzado anterior de la rodilla izquierda de Álvaro Arnedo. / F. Díaz

Es más, la entrada de Muneta le dio al equipo motivos para sentirse en La Jaula como en casa. La UD Logroñés tuvo el arrojo de hacer lo que nadie había hecho hasta el momento en Gobela, es decir, jugar con la pelota, tal y como reconocieron los jugadores rivales al término del encuentro. Jugaron con precisión, con riesgo, con tensión, agilidad, y dinamismo durante toda la segunda parte. Jugaron al fútbol, y éste una vez más les dio la espalda. Ni un rechace que fuera para dentro, ni una decisión arbitral que fuera algo benévola… nada. Todo a la contra: disparos rechazados que salieron rozando los palos, y la única decisión arbitral desfavorable tras la expulsión tonta del año a Ñoño, en el minuto 90, que reconoció que el árbitro le dijo que se había equivocado pero que ya poco o nada podía hacer, y en la que incluso el defensor objeto de falta reclamó que no fuera roja. Dramas de vivir enjaulados.

Sergio Rodríguez habló con el colegiado al término del encuentro por la injusta y tonta expulsión de Ñoño. / F. Díaz

Ficha:

Arenas: Txemi; Espinosa, Edu Luna, Gonzalo, Jonxa Vida; Lozano; Ramos (Urkiza, m. 83), Uranga, Luisma Villa, Zamorano (Jordan, m. 67); y Dani López (Ontiveros, m. 74).

UD Logroñés: Miguel; Santos, Sotillos, Zubiri, Paredes; Rubén Martínez (Titi, m. 82), Arnedo (Muneta, m. 40), Salvador; Espina, Chamorro (Ñoño, m. 63) y Marcos André.

Goles: No hubo.

Árbitro: Montez Solans, del colegio aragonés. Amonestó a los locales Gonzalo y Lozano; y al visitante Titi. Expulsó por roja directa en el minuto 90 a Ñoño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *