Cuando en mayo ‘marcea’

Izarra, 0 – UD Logroñés, 2

 

La UD Logroñés cierra con triunfo un curso suspendido al no pelear por el ascenso

Con muchos cambios, los riojanos ganan en Estella un partido de ambiente desapacible y ventoso… porque no hay primavera sin ‘play offs’ de ascenso

 

@smorenolaya. Estella.

Los refranes del paisano… tiene uno para cada escenario. De esos que te enseñan las abuelas cuando todavía presumes de sonrisa sin dientes. Cuando crees en el Ratoncito Pérez, en los cuentos de hadas, en el ‘másvalecientovolando’, o en las primaveras eternas… Hasta que la vida te pone ante un primer ‘playoff ’ de ascenso. Entonces, ya nada será igual. Salvo una cosa, que las abuelas y sus refranes suelen tener razón: porque cuando en marzo ‘mayea’; en mayo ‘marcea’. Que es en buena medida lo que le ha pasado en este curso a la UD Logroñés, que ayer cerró el campeonato con un triunfo intrascendente en Estella ante el Izarra porque ya sabía desde hace unas semanas que no pelearía con los mejores por el ascenso, y que la Copa del Rey es un premio menor a una temporada de buen juego y mucho desgaste psicológico por ir de tortazo en tortazo.

Espina lanza una falta en Merkatondoa. / Fernando Díaz.

 

En marzo el equipo venció al Tudelano en Las Gaunas. Fue el primer fin de semana de marzo. Así se reenganchaba con los de arriba; sin margen de error, eso sí, tras haberla fastidiado contra el Lealtad y Osasuna B en las dos últimas semanas de febrero. ‘Febrero, ventoso; abril, lluvioso; dejan a mayo…’. Florido y hermoso para otros equipos. Herido de muerte quedó el equipo en frebrero, y no lo supo hasta semanas después, porque en marzo ganó al Tudelano y parecía que aún era posible tener una dulce primavera, que finalmente no ha hecho acto de presencia por Logroño.

Tampoco ayer en Merkatondoa, donde se jugó con un ‘astro’ desapacible, frío, ventoso… impropio de estas fechas, como si el microclima estellés quisiera poner de relieve el sentir de una expedición, la blanquirroja, que ha competido en todos los partidos pero no ha sabido ser competitiva en los momentos determinantes de un campeonato con una trampa tan gigante como invisible: ni con 70 puntos se hubiera sido cuarto en este Grupo II. Con 61 se quedan los riojanos. Lejos, en puestos y puntos, de su objetivo. Ni con 20 triunfos el ‘play off’ habría estado asegurado en este Grupo II repleto de filiales fiables. Solo hay que mirar hacia Santander. ‘Mal de muchos…’.

Por suerte, ‘a buen entendedor…’, porque Sergio Rodríguez advertía ayer mismo que quizás le ha faltado conocer mejor las profundidades de una Segunda B diabólica para quien trata de ganar y de hacerlo con cierto estilo. O lo uno, o lo otro. Exige saber cuándo toca lo primero, y procede lo segundo. Así que el Mirandés, con lo primero, lo importante, acaba líder y está un poco más cerca de la Segunda. El resto del pastel se lo comen unos filiales que triunfan en medio de una corriente de opinión que les sitúa en el ojo del huracán de gran parte de los problemas de esta categoría llamada a revisarse en próximas semanas.

El equipo celebra el segundo tanto obra de Rayco. / Fernando Díaz.

Así que sin obligaciones, necesidades, objetivos puntuales ni gloria a la vuelta de noventa minutos, la UDL superó con comodidad a un Izarra que tendrá dos partidos extra para ver si sigue en Segunda B o cae a Tercera. Su asunto tampoco apunta a una primavera feliz.

Resulta reseñable que los goleadores fueran Marcos André, para el primero; y Rayco, para el segundo. Dos futbolistas que reflejan con exactitud en lo individual lo que ha sido este equipo en lo colectivo. Marcos André: jóvenes talentosos que han aportado mucho –como Arnedo o Sotillos–, pero que no les ha alcanzado para ser decisivos en los momentos determinantes. Marcos André hizo ayer solo su tercer gol de la segunda vuelta. Eso sí, cierra el curso con una gran cifra: once tantos.

Y Rayco, con 16 goles (récord personal en Segunda B), en el lado de los veteranos: implicación, compromiso, decisión –Titi, Muneta, Santos, Remón– que por lesiones en el peor momento no han podido ayudar al equipo en los instantes determinantes, cuando, como dicen las abuelas, ‘la veteranía es un grado’.

Hay refranes para todo. Pero solo un ‘play off’ para 16.

 

FICHA:

Izarra: Iricibar; Cariñanos, Cabrera, Eneko; Araiz, Cisneros, Briñol (Gassama, m. 64), Artigas; Hinojosa (Manu, m. 57); y Javi Martínez (Aranau, m. 45).

UD Logroñés: Fermín Sobrón; Iglesias (Hugo, m. 85), Sotillos, Zubiri, Paredes; Titi (Rayco, m. 59), César Remón, Guille Cabrera, Espina; Rubén Martínez (A. Gómez, m. 68); y Marcos André.

Goles: 0-1, m. 33, Marcos André. 0-2, m. 89, Rayco.

Árbitro: Ávalos Barrera, del colegio catalán. Amonestó a los locales Cabrera y Eguaras. Expulsó al navarro Cariñanos en el minuto74 por doble amarilla.

Incidencias: Último encuentro de la temporada. Los riojanos se clasifican para la Copa. Césped de hierba artificial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *