Marcos André, el revolucionario

UD Logroñés, 5 – Izarra, 2
En cuatro minutos el delantero brasileño empezó una fiesta de cuarenta minutos que acabó con tres goles y una asistencia final

La UD Logroñés se marcha de vacaciones con graves problemas defensivos y enormes dudas ofensivas en partidos cerrados

@smorenolaya. Logroño.

De orillas del río Pirapemas tuvo que llegar un revolucionario que cambió la historia de la UD Logroñés para siempre. Al menos la reciente… la de este fin de semana. El fútbol es así. De un entorno rural salió un combatiente de naturaleza salvaje que al grito de “¡aquí estoy yo, y esto de aquí abajo!” puso fin a una cruenta historia que viene de lejos… desde San Mateo. El fútbol sigue siendo así. El joven revolucionario Marcos André, del Brasil rural y verde, criado a orillas de ese larguísimo río, miró a la cara de Ávalos Barrera -el pobre colegiado catalán que apenas duerme recordando lo que una vez vieron sus ojos en una isla maldita-, y decidió ayudarle. Le observó un buen rato desde el banquillo, sintió lástima y empatía de su insomnio heredado una mala noche. Goles de sutura para muchos.

Goles son amores que dirá aquel. / Fernando Díaz

Marcos André salió en el minuto 51 para romper de una vez por todas con el mal de ojo echado por una mala bruja localizada en Formentera. Esa que asegura el fallo propio en las áreas. No se le compró lotería; y su castigo fue tan anunciado como extraordinario resultó todo lo que está pasando desde aquella noche copera y que tiene en desdicha a una expedición blanquirroja que sigue sufriendo temblores futbolísticos cada vez que piensa en islas y cocoteros. Salvo Marcos André que acaba de abrir las puertas a su paraíso futbolístico tras una temprana emigración en soledad al fútbol europeo con un recital de 40 minutos de fútbol esplendoroso que ayuda también a su equipo a irse con una victoria inmerecida al parón navideño para tomar aire, recuperar fuerzas y meditar cuántas cosas se están haciendo mal como para tener que sufrir tanto y de tan mala manera contra un Izarra que hizo dos goles como todo el mundo sabía desde la previa que iban a llegar. El 0-1 y el 1-2 a balón parado, ambos rematados por Yoel, internacional absoluto cuando se trata de rematar en soledad.

Y como buen revolucionario, Marcos André saltó desde la suplencia, de forma inesperada… y cambió para siempre su rol en el equipo. De revolucionario a líder en la punta de lanza. De ariete a futbolista total al menos durante un partido. De aprendiz a maestro en cuarenta minutos de clase magistral a propios y sobre todo veteranos. Tres goles de puro nueve, y una asistencia de puro extremo. Del 2 a 2, al 5 a 2, para irnos a Navidad con un regalo fabuloso para algunos y una cura de humildad para otros, que insisten en la clave del gol reside en los mimos recibidos, por encima de criterios futbolísticos como los siguientes: empuje, entrega, movimientos, controles, y de vez en cuando acertar. En un segundo de decisión uno no piensa en lo que le quieren. Decide y punto.

Por eso, Marcos André se llevó el balón para su casa. Y el resto resopló con alivio ante el drama que se avecinaba tras un partido horriblemente planteado y también jugado por la mayoría; y que por una vez se solventó desde las individualidades ofensivas. Marcos André y sus goles; y Paredes y su golazo al cuarto de hora. Todo lo demás fue un encuentro menor, repleto de dudas, ganado en lo táctico por un Izarra que tapó el centro sabiendo que todo lo demás no existe en este equipo sin extremos. Le alcanzó para ir ganando siempre… hasta que salió Marcos André, un agitador de partidos, un revolucionario con ganas de comerse el mundo metro a metro, porque mejor fallar de pie que no intentarlo de rodillas.

 

Ficha:

UD Logroñés: Miguel; Miguel Santos, Caneda, Zubiri (Borja Gómez, m. 10), Paredes; Muneta, Remón, Carlos García (Arnedo, m. 72), Rayco; Espina y Aguilar (Marcos André, m. 51).

Izarra: Iricibar; Eneko, Casado, Cacho, Eguaras; Bruno (Nanny, . 72), Cisneros (Bolo, m. 79), Maestresalas, Hinojosa; Yoel; y Gorka Laborda.

Goles: 0-1, m. 10, Yoel. 1-1, m. 16, Paredes. 1-2, m. 49, Yoel. 2-2, m. 54, Marcos André. 3-2, m. 67, Marcos André. 4-2, m. 80, Marcos André. 5-2, m. 84, Muneta.

Árbitro: Ávalos Barrera, del colegio catalán. Amonestó a César Remón, Carlos García e Iván Aguilar; y al navarro Bruno.

Incidencias: Encuentro jugado en Las Gaunas. Tarde fría y desapacible. Llovió bastante en los minutos finales del encuentro. Césped en mal estado. 2.634 espectadores según datos oficiales del club logroñes.

2 Responses

  1. Aupaudl dice:

    Glorioso andre y ya te vale miguel lo titularia yo

  2. alfredo dice:

    como puede ser que un jugador este en el banco , salga al campo , y en 20minutos marque tres goles , doctores tiene el futbol que lo podrán entender

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *