Sin la progresión adecuada

Por @smorenolaya (desde el máximo respeto y una vez vistos todos los partidos de esta primera vuelta)


El domingo se cerró con triunfo y goleada la primera vuelta del campeonato. La UD Logroñés se encuentra a tan solo tres puntos de la cuarta posición. Y estos primeros 19 partidos han servido para dejar constancia de que este equipo no será primero, a buen seguro tampoco le alcanzará para ser segundo, y quizás, si reacciona porque aún hay tiempo, le dé para ser tercero, sin perder de vista que su obligación es ser al menos cuarto… todo lo demás será un fracaso. El equipo habitualmente juega bien, pero se han detectado importantes problemas en las áreas, que pueden solucionarse desde el incremento de las prestaciones individuales de todos y cada uno de los jugadores que forman parte de la primera plantilla blanquirroja. Se acaba el primer tramo del curso, y llegan las notas de este primer parcial: y sin duda están por debajo de lo esperado. Toca mejorar.

El equipo llegó líder a Lasesarre, pero aquel empate a cero con un hombre más comenzó a generar dudas. / Fernando Díaz.

 


PORTEROS

Miguel Martínez de Corta. Portero.
Aprobado

No acumula grandes errores. Quizás el penalti que le sacaron en Les Caleyes por exceso de confianza y cierta lentitud en la toma de decisiones: lo peor es que no lo vio venir. Un error que no deja de ser puntual a lo largo de una temporada. Pero sí parece que no estamos ante la mejor versión del meta riojano, emblema del equipo y del club. Comenzó en mejor tono que en el que parece encontrarse en los últimos encuentros de esta primera vuelta. No es tan decisivo, y quizás algo puede hacer ante tanto gol encajado dentro de su propio área pequeña.

Fermín Sobrón. Portero.
Aprobado

Su rol es claro y está perfectamente definido. Entra y ayuda al equipo desde su posición de segundo portero. Dispuesto a ponerse bajo palos si Miguel se lesiona o le sancionan como ocurrió precisamente tras el partido de Les Caleyes. Mantuvo la portería en buen recaudo ante Osasuna B (2-1) y en Tudela (0-0). Ahora bien, se intuye cierta ausencia de competitividad bajo palos ante la comprensión por parte de ambos porteros de sus respectivos roles.


DEFENSAS

Miguel Santos. Lateral derecho.
Aprobado

Lo ha jugado prácticamente todo. Ha ocupado el lateral derecho y también, cuando no ha podido jugar Paredes, el lateral izquierdo. En defensa pocas veces es superado por el contrario en el uno contra uno. En ataque lo intenta pero no logra exponer mejores centros al área rival. El domingo pasado, por ejemplo, dio la asistencia del tercer tanto de Marcos André. Además de muchos minutos, a Miguel Santos, como a Paredes, se le observa problemas para comprender el juego posicional que requiere el esquema de Sergio Rodríguez. El domingo, en Las Gaunas, tras la remontada ante el Izarra, Miguel Santos acabó de rodillas y Paredes buscando a su compañero de posición para abrazarle. Los dos están involucrados, dan buen tono, pero no acaban de cerrar del todo los laterales cuando el rival realiza pases definitivos al área. Y por este camino están llegando muchos goles, demasiados.

Iñigo Zubiri. Lateral derecho.
Suspenso

Apenas ha tenido presencia en el equipo. Ya no es sub’23 y quizás no está progresando a la velocidad que a buen seguro esperaban todos los responsables técnicos. Era el momento para que hubiera dado un paso al frente, conoce la entidad, al club y al entrenador, y ha habido necesidad de rotaciones como para haber sacado partido de su polivalencia defensiva. El de Lodosa, de momento, no ha logrado aprovechar las dudas que tuvo al inicio de temporada Sergio Rodríguez en la posición del central zurdo, ni tampoco ha logrado ser un reemplazado más habitual para unos laterales titulares con demasiados minutos.

Ramiro Mayor. Central.
Bien

Tal y como se le vio en pretemporada parecía que su rol iba a estar destinado a la suplencia, a un papel menor. Más si cabe cuando se firmó a Borja Gómez, que sí es central  y zurdo. Tras una mala pretemporada, lastrado a buen seguro por una mala temporada en Burgos, el central aragonés ha ido creciendo con cada partido, que es lo que se puede esperar de todo futbolista. Ha logrado sobreponerse a las dudas iniciales, y en estos momentos es indiscutible aun siendo diestro. Es evidente que su posición, al no ser salida natural de pelota, podría ser reforzada durante el mes de enero. Pero a Ramiro Mayor hay que reconocerle el buen rendimiento general que está dando.

Sotillos. Central.
Bien

19 años, defensa central, que ha tenido que acostumbrarse a ser lateral derecho. Le costó mucho hacerse valer. Vivió en Copa uno de los peores momentos que le pueden tocar a un jugador: se lesionó en el calentamiento Borja, y Sergio optó por convocar a Caneda en lugar de alinear a Sotillos, que esperó turno en el banquillo. Sin embargo no se quejó, siguió trabajando, siendo profesional, escuchando y aprendiendo, según cuentan fuentes de dentro del vestuario. Observador, profesional… en Gernika, en Urbieta, llegó su momento, y demostró, tal y como explicó Sergio Rodríguez, que “nos ha demostrado que podemos contar con él”. Y poco a poco está ganando presencia en el equipo. Seguro que no al ritmo al que le gustaría a él, pero con esta evolución acabará teniendo más minutos. En su pie derecho hay calidad, en los espacios reducidos defiende con intensidad, el siguiente paso está en demostrar que también puede defender bien en Las Gaunas. Todo apunta a que lo acabará consiguiendo en este proceso de aprendizaje continuado.

Caneda. Central derecho.
Bien

Es parte de la razón de ser del juego del equipo. ¿Es perfecto? Ni mucho menos. Pero a buen seguro sea de lo mejor de la categoría sacando el balón jugado desde atrás. El criterio que le da a su equipo desde esta posición debe ser aprovechado como así está sucediendo. Aún así, no acaba de ser perfecto en cuestiones necesarias para una defensa, y el equipo está encajando demasiados goles, y esto es responsabilidad de todos, también de Caneda, por supuesto.

Borja Gómez. Central zurdo.
Suspenso

Se juega como se entrena. Por eso no juega nada. El club confió en él, y le firmó por dos años. Y no parece por la labor de demostrar que puede volver a ser un buen futbolista, desde ese trabajo diario que se le exige a jugadores que están en cuanto a calidad por encima de la media, como parece ser el caso. Dar un poco más que el resto también en los entrenamientos por el mero hecho de que puede. Así que debe. Y no al revés. Y es que hay ocasiones en las que convendría reflexionar sobre el futuro, y reconocer que igual no se le vuelve a presentar una nueva oportunidad como la actual. Vivir del curriculum no parece una buena decisión. Con mirar a su derecha debería servirle como motivación: Caneda te marca el camino, que no parece dispuesta a seguir.

Paredes. Lateral izquierdo.
Bien

Comenzó a su mejor nivel. Y poco a poco, quizás también por la acumulación de minutos, se le han ido viendo ciertas costuras defensivas. Malas decisiones individuales han permitido al contrario hacer daño por este costado. Existen problemas con la comprensión del juego del equipo -defensivo y ofensivo- en los laterales, una posición cada vez más relevante en el fútbol moderno. Les está costando comprender, a Miguel y Paredes, qué requiere esta posición dentro del esquema de Sergio Rodríguez, y están sufriendo, más de lo que merecen. Aún así, Paredes es incuestionable y muy necesario. Será determinante cuando vuelva a coger su mejor tono físico y recupere su elevado estado de confianza en sus propias posibilidades, sobre todo en defensa.


CENTROCAMPISTAS

César Remón. Pivote defensivo.
Bien

Comenzó lesionado, y se perdió los primeros encuentros del campeonato, coincidiendo con la mejor racha de resultados del equipo riojano. Acabó por entrar en el once titular y ha estado a buena altura, pero sin esquivar algunos errores que han lastrado las opciones del equipo en ciertos encuentros. Es un pilar fundamental dentro del esquema, tanto en la construcción como en la destrucción. Cumple en ambas facetas, aunque ni mucho menos estamos viendo la mejor versión del riojano. Por eso el margen de mejora de este equipo es amplio, desde la mejora individual de los mejores, el equipo sin duda crecerá en lo colectivo. Todos, también César Remón, deben reflexionar sobre la defensa en las jugadas a balón parado y las segundas jugadas, que es donde más está sufriendo la plantilla.

Álvaro Arnedo. Pivote defensivo.
Sobresaliente

La mejor noticia de esta primera vuelta. Sergio Rodríguez recuperó del Varea a este jugador que ya había estado cerca del primer equipo con Carlos Pouso. Pero al no contar con la plena confianza del técnico vasco (ahora director deportivo), el centrocampista riojano decidió tener minutos en Tercera. Los tuvo y Sergio lo repescó. Con la lesión de Remón comenzó de titular y su rendimiento fue llamativo, sorprendente. Fueron pasando los encuentros y siguió creciendo dentro del esquema, incluso tras el regreso de Remón. Ha sido centrocampista defensivo, ha sido central, ha sido lateral, ha sido volante, también extremo… y siempre ha estado a gran altura. Los problemas en el pubis cortaron un poco su progresión y necesitó algo de descanso. No está contando con tantos minutos en las últimas jornadas: unos opinan que se trata de una estrategia para evitar que alguien le firme en el mercado de invierno. Cuesta creer esto: lo de que haya sido guardado; no lo de que pueda salir, porque cosas más raras se han visto. Arnedo es importante porque demuestra que con calidad y mucho trabajo se puede jugar en Segunda B siendo de los mejores en un equipo cuyo objetivo es ascender. Que los jóvenes de la cantera tomen nota.

Muneta. Volante.
Suspenso

No acaba de encontrar su mejor tono. Muneta es un futbolista determinante, más si cabe cuando la propuesta pasa por tener, sí o sí, la pelota. Y aun así no le están luciendo nada las buenas intenciones de Sergio desde el banquillo, y la presencia habitual del vizcaíno en las alineaciones. Ha tenido partidos interesantes, como en su arranque liguero, donde hizo hasta goles, pero está pasando demasiado desapercibido, sin continuidad, con lagunas y escasos momentos de lucidez. Puede pensar rápido y jugar lento y con precisión. Pero últimamente no está decidiendo bien. Es importante recuperar a este futbolista, por sus botas puede haber una mejora ofensiva de todo el equipo. Si juega Muneta lo hace el resto, no hay duda en ello.

Carlos García. Centrocampista.
Suspenso

Su golpeo de balón es fantástico, su manejo de la pelota muy bueno, sus intenciones futbolísticas las adecuadas en relación a las necesidades del equipo… pero está muy por debajo de lo que se requiere. Juega lento, defiende poco y mal, y no parece molesto por ocupar un puesto secundario, ni tampoco con ganas de reivindicar un lugar habitual en el once titular. Llegó para aumentar la competitividad en la zona de creación, y sin embargo el suplente es él. Y esto es aún más nefasto cuando se tiene gran parte de las cualidades necesarias para jugar a este deporte.

Carles Salvador. Centrocampista.
Bien

Indiscutible en el esquema de Sergio Rodríguez. Comenzó muy bien, repleto de confianza, pero los malos resultados en determinados momentos parecen haber lastrado su buen hacer ofensivo. Dejó de ser determinante y no por ello titular ante la ausencia de que otros le aprieten desde el banquillo. La competitividad es sana y agudiza el ingenio. Y eso no está pasando. Lo bueno es que todos sabemos de lo que es capaz este jugador si comienza a brillar, de conseguirlo el equipo saldrá beneficiado.

Cifu. Centrocampista.
Suspenso

Sentirse un incomprendido no parece una buena característica en esto del fútbol. Conviene escuchar más y emplearse a fondo cuando se está en una situación tan complicada como la que está viviendo este talentoso futbolista del que no sabemos ni qué posición ocupa sobre el césped, y por algo será.

Titi. Extremo derecho.
En proceso de recuperación

El gran esperado. Como cada invierno desde que salió de Logroño con dirección a Murcia. Sigue con su largo y duro proceso de recuperación. En la actualidad no dispone de ficha, pero es evidente que el equipo necesita un extremo por banda derecha para abrir partidos cerrados por dentro como el del domingo pasado, por ejemplo. Quienes ven diariamente los entrenamientos aseguran que encara y se marcha, y que pone unos balones que muy pocos jugadores en Segunda B pueden ni siquiera imaginar. Veremos si Titi estará en condiciones de ser competitivo a la vuelta de Navidad. Su caso no es sencillo. Desde la emoción, Titi se ha ganado el derecho a jugar en este equipo. Su trabajo está siendo extraordinario. Entrena con el primer equipo, juega en ocasiones los partidillos del filial, corre en Las Gaunas antes de cada partido, se le ve todos los días en el jardín de su urbanización trabajando en solitario. No para. Reconoce que en ocasiones ha pensado en dejarlo, pero quiere jugar con la blanquirroja para devolver todo el cariño recibido. Esto desde la emoción. Desde la razón: el equipo necesita un extremo derecho decisivo y determinante. Y Titi lo es. Pero se debe garantizar, por el bien de ambos, que está al 100%. Todos se juegan mucho. No es fácil la cuestión.

Ñoño. Extremo derecho/izquierdo.
Sobresaliente

Ha mostrado buena parte de sus cualidades, que sin duda tapan ciertos defectos en defensa. Es lo que hay. Por eso está en Segunda B. Una vez comprendido lo que te da y lo que no te da este jugador, Ñoño es un hombre importante en el equipo. Tiene la individualidad, el desborde, el remate, el gol, la asistencia. Está cumpliendo con lo que se esperaba de él. De lo mejor de esta primera parte. Y aún así puede dar mucho más. Por cierto, él mismo se encargó de desmentir los rumores que le situaban fuera del equipo tras este mercado de invierno con dirección a algún equipo de Segunda B ubicado en el sur.

Germán Sáenz. Extremo derecho.
Suspenso

Voluntarioso, profesional, pero con pocos minutos. No parece un jugador necesario dentro del esquema de Sergio Rodríguez. Le pesa no ser un especialista en nada: ni tiene un trato con el balón exquisito, ni tampoco es un extremo veloz que aproveche los espacios por el costado derecho, ni tampoco parece tener mucho gol.


DELANTEROS

Rayco. Delantero.
Sobresaliente

Uno de los más destacados. Está cumpliendo con el papel que se le asignó: el de ser referente, determinante, importante, básico y necesario. Juega, hace jugar y resuelve. Trabaja en ataque y ayuda en defensa. Está comprometido y rindiendo a muy buen nivel. Cuenta con la confianza de Sergio y la vuelve sobre el terreno de juego. Solo se le puede pedir que siga así hasta final de temporada.

Marcos André. Delantero.
Sobresaliente

Sigue creciendo, casi de forma diaria. Cada día apunta nuevos registros. Cada vez más rematador, menos fallón, más inteligente en la toma de decisiones y algo menos impulsivo en ese segundo definitivo. Comenzó como titular, y rindió a buen nivel. Físicamente pasó un bache importante a partir del último partido de septiembre. Se ha ido recuperando, y Sergio Rodríguez observa que cuenta con un revulsivo muy importante. Lo demostró el otro día con tres goles y una asistencia. Es además el máximo goleador del equipo. El debate es si debe ser el nueve de referencia o aporta más desde el banquillo.

Pablo Espina. Extremo/delantero.
Notable

No ha marcado. Pero aporta mucho al equipo en otras facetas igualmente importantes. Es el encargado de conectar a los medios con los hombres de arriba. Sujeta, aguanta, maneja, roba, asiste… y solo le falta comenzar a marcar para alcanzar el sobresaliente. Es un buen jugador de fútbol, tanto en lo individual como en lo colectivo.

Iván Aguilar. Delantero centro.
Suspenso

Iván Aguilar sabe jugar a fútbol. Es bueno con los pies, va bien de cabeza, entiende el juego de posición, es un chico comprometido con lo que hace y un profesional de este deporte… Y sin embargo se le observa desde la distancia un tanto perdido, algo frustrado, no está liberado, no acaba de conectar cuando está sobre el césped. Y todo puede partir de una indefinición sobre el césped. Pero no solo es esto. Ha tenido oportunidades, ha jugado los partidos importantes, y acumula más fallos que aciertos -solo un gol en liga de penalti-. Y claro, el nivel de exigencia está muy alto para la referencia ofensiva. No hay duda de que está por debajo de lo esperado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *